Navajas: tipos y características


Navajas: tipos y características

¿Desea comprar navajas? A continuación se encuentra un amplio catálogo con todo tipo de navajas, desde automáticas, multiusos, suizas, de Albacete…

Encuentre las navajas que necesita al mejor precio. Todo tipo de navajas para obtener con la mejor calidad del mercado.

Compare y encuentre navajas al mejor precio y de cualquier marca. La tendrá en su casa de forma rápida y cómoda.

Comprar navajas


¿Qué es una navaja?

Una navaja es un cuchillo cuya hoja pivota sobre un eje que la une al mango o cabo, para que el filo quede guardado entre dos cachas o una hendidura hecha para tal propósito. También existen navajas cuya hoja se desliza longitudinalmente, dentro y fuera del mango.

La navaja surgió a finales del siglo xvi en España, tras la prohibición promulgada por Carlos I de llevar armas de hoja larga (sobre todo espadas) a gente ajena a la nobleza. La navaja permitía ocultar la hoja; además de ser pequeña, era manejable y mucho más barata que una espada. Desde España se exportó al resto de Europa con gran rapidez, ya que fue un arma muy popular.

En algunos países hispanoamericanos, a la navaja también se la denomina cuchillo plegable. Sin embargo, en España se reserva esta denominación para el caso de que la hoja sobresalga del mango cuando está cerrado. Por consiguiente, en un cuchillo plegable cerrado el filo no queda completamente protegido por el mango y se requiere el uso de una funda para llevarlo.

La palabra navaja proviene del latín novacula, que se refiere a un cuchillo pequeño.​ Por tanto, pese a la creencia popular, no proviene de los indígenas navajos. En la sociedad moderna, según otra versión se considera que el nombre «navaja» proviene del cuchillo andaluz, existe esa versión del nombre ya que se supone que la palabra «navaja» se originó de la «navaja de afeitar peligrosa» que se usó para afeitarse. Otra versión es que la palabra «navaja» se traduce incluyendo como «el canino de jabalí». Inicialmente, era un cuchillo largo, cuya hoja se parecía en forma al «canino» de un animal y el mango tenía la forma de un «cuerno» de animales artiodáctilos.


¿Qué tipos de navajas hay?

  • Navajas automáticas.
  • Navajas asistidas.
  • Navajas de perno.
  • Navajas Flipper.
  • Navajas de agujero.
  • Navajas Emerson Wave.
  • Navajas Cuda.
  • Navajas con muescas para las uñas.

Tipos de navaja según su uso

  • Navaja multiusos o cortaplumas: es aquella que tiene varios artilugios útiles, tales como sacacorchos, tenedor, etcétera. Una de las más conocidas es la navaja suiza.
  • Navaja barbera: es de filo agudísimo, hecha de acero muy templado. En algunos casos, dependiendo de si un rastrillo es empleado, ésta puede girar fácilmente entre sus cachas y sirve para recortar bien la barba. Pero también se emplea por sí sola.
  • Navaja de afeitar.
  • Navaja cabritera: es aquella que sirve para despellejar a las reses.
  • Cortaplumas: era una pequeña navaja que antiguamente se utilizaba para cortar las plumas de ave usadas para escribir. En la actualidad se denomina cortaplumas a las navajas pequeñas sin sistema de bloqueo.
  • Navaja marinera: como su nombre lo indica es comúnmente usada por marineros, y suele tener menos herramientas que la suiza.

Tipos de navajas según su sistema de apertura

  • Navaja de apertura manual: es aquella que se abre moviendo manualmente la hoja. En algunas navajas la hoja dispone de un saliente o de un agujero que permite la apertura con una sola mano mediante un movimiento del pulgar.
  • Navaja automática, es aquella que se abre mediante la acción de un resorte que se activa mediante un mando (pulsador, palanca, etc.) situado en el mango.
  • Navaja de apertura asistida o semiautomática, es aquella en que la apertura se inicia manualmente (normalmente mediante una sola mano), pero un resorte termina de abrir la navaja cuando la hoja ya ha girado un cierto ángulo (usualmente entre 20 y 45º).
  • Navaja de gravedad, es una navaja cuya hoja se desliza longitudinalmente a lo largo del mango con muy poco rozamiento. Un sistema de bloqueo inmoviliza la hoja tanto en las posiciones abierta como cerrada. La apertura de esta navaja se realiza moviendo la misma para que la hoja (que está en la posición cerrada) quede hacia abajo, soltando el bloqueo de la hoja para que esta se deslice por el mango debido a la acción de su peso y bloqueando la hoja de nuevo, ahora en la posición abierta.
  • Navaja de mariposa o de abanico (balisong), en la que el mango está dividido en dos mitades que pueden pivotar a ambos lados de la base de la hoja. Su apertura se puede realizar por inercia mediante un movimiento circular y rápido de la mano que sostiene la navaja.
  • Navaja de carraca: es una navaja en la cuya parte de la hoja que conecta con el mango lleva unas muescas, que al abrirla hace sonar como una carraca, vulgarmente conocida como navaja de muelles o navaja de Curro Jiménez.

Navajas de afeitar

Una navaja de afeitar es una navaja de filo agudísimo, hecha de acero muy templado, que sirve para afeitar la barba.1​ Se le llama también navaja barbera o simplemente barbera.

Una navaja de afeitar manejada con destreza sobre un rostro humedecido y enjabonado deja la piel lisa y libre de vello.2​

Antes del siglo XX, todos los hombres se afeitaban con este tipo de navajas; hoy en día se siguen usando por hombres que así lo prefieren, así como en barberías tradicionales. Aunque han sido casi completamente remplazadas por la maquinilla de afeitar y las afeitadoras eléctricas, las navajas barberas aún desempeñan un papel importante en el mercado del afeitado, ya que en foros de internet y tiendas como cuchillerías se proveen productos, tutoriales y consejos a los hombres y jóvenes que se afeitan con navaja. Además, aún existen fabricantes de navajas de afeitar en Europa, Asia (especialmente en Japón) y en los Estados Unidos.

Se requiere cierta habilidad para afilar estas navajas, así como más cuidado al afeitarse. Estas habilidades eran de gran importancia en los colegios de barberos.

La primera navaja de afeitar moderna, con mango decorado y filo cóncavo la fabricó Benjamin Huntsman en 1740, en Sheffield, Inglaterra. Tiempo después, los franceses adoptaron el proceso de Huntsman. Los fabricantes ingleses fueron más reacios a adoptar este proceso y sólo lo hicieron al ver su éxito en Francia.​ La forma más común de afeitarse antes del siglo XX era a navaja y se mantuvo así en muchos países hasta la década de 1950. Los barberos estaban especialmente entrenados para dar un excelente y rápido afeitado a sus clientes.

Con el tiempo, las navajas pasaron de moda. Su principal competencia era la maquinilla de afeitar inventada por el estadounidense King Camp Gillette, la cual usaba cuchillas desechables. Estas maquinillas no requerían mucha atención para usarse. Sus cuchillas de repuesto eran muy difíciles de re-afilar y se fabricaban para desecharse después de un solo uso; si uno no se deshacía de ellas se oxidaban rápidamente. También eran una inversión menor, comparada con la inversión que había que hacer al comprar una navaja, aunque a largo plazo resultaba ser un producto más caro. La navaja de afeitar perdió mercado, a pesar de sus ventajas a largo plazo como el ser un método mucho más económico.

En la actualidad, existe un temor creciente sobre la posibilidad de infección de VIH y/o Hepatitis B mediante el uso compartido de las navajas de afeitar en las barberías. La transmisión del VIH, en este caso, se relaciona con los posibles cortes que pueda producir una navaja incorrectamente esterilizada o sin esterilizar. Al evaluar este riesgo debemos evitar caer en las especulaciones sobre la supervivencia del virus en un medio no orgánico, el estado serológico de la clientela o la profundidad de las heridas causadas. Técnicamente el riesgo de infección existe, por más que en la práctica estas tres variables han demostrado representar un riesgo verdaderamente ínfimo.​ Por ello, una alternativa válida es el uso de navajas barberas que usan cuchillas desechables.


Navajas automáticas

Una navaja automática o cuchillo automático es un tipo de navaja, con una hoja que se puede desplegar rápidamente. Como en el caso de un cuchillo plegable, en la posición de reposo, la hoja se encuentra dentro del mango (que hace de «vaina»), pero con solo presionar un mecanismo, generalmente botón, un gozne hace que la hoja salga con gran rapidez hasta llegar a la posición típica de funcionamiento de una hoja de cuchillo estándar, donde queda enclavada. Para volver a plegarla, se debe volver a presionar el botón. Algunas pueden llevar otro botón deslizante para bloquearla en la posición de reposo.

Su evolución ha seguido diferentes cauces en los distintos países. En Italia llegó a ser un arma realmente temida hasta su prohibición, llegó a un diseño único en su género, apareciendo por primera vez en el lugar de su invención, el catálogo de 1925 de la «Compagnia Coricama» de Maniago.

En Francia, durante el siglo XIX, estaban disponibles navajas plegables marca Châtellerault en versiones tanto automáticas como abiertas manualmente en varios tamaños y longitudes.​ Las navajas Châtellerault tenían características reconocibles como p.e., las guardias transversales en forma de «S «, un mecanismo de tipo ganzúa y las cachas con grabados decorativos de perla y marfil.​ En España, se atribuye al almirante D’Estaing una navaja para uso naval con un tipo de plegado que se podía utilizar como un cubierto. En posición cerrada (plegada), la punta de la pala se extendía más allá del mango para ser utilizada en la mesa del comedor. Tenía un muelle en toda su longitud que se podía activar con una palanca lateral, presionando la palanca en lugar del típico botón del mango.


Navajas de Albacete

La navaja de Albacete es una herramienta manual de funciones diversas originaria de la ciudad española de Albacete. Es uno de sus elementos más característicos y simbólicos, máximo exponente de la cuchillería de Albacete y cuenta con una tipología y características propias que la dotan de un valor cultural específico.

El origen de la navaja clásica de Albacete se sitúa en la cultura musulmana, estando documentada desde el siglo xvi. Su uso se generalizó en el siglo xvii, con el consiguiente aumento de la demanda.

En el siglo xix, con la llegada del ferrocarril a Albacete, en 1855, se vio favorecida la comercialización al facilitar y abaratar el transporte de las materias primas y de los pedidos. Este hecho dio lugar a la aparición de la figura de los vendedores ambulantes de navajas, quienes, con expositor al cinto, salían a la estación y ofrecían su mercancía a los viajeros.

A partir del segundo cuarto del siglo xix las grandes dimensiones de las navajas de ataque-defensa despertaban interés en los viajeros que visitaban Albacete. En el siglo xx la navaja se transformó en una herramienta y su tipología se diversificó. A principios de siglo su producción era masiva.

La acumulativa incidencia de las sucesivas reglamentaciones restrictivas, la aparición de nuevos gustos estéticos, la aplicación de ciertas operaciones y procedimientos de serialización, la utilización de nuevos materiales y la diversificación de los usos hicieron que surgieran y se consolidasen novedades estético-formales, especialmente en la segunda mitad de siglo, en la que la morfología de la navaja fue transformándose para adaptarse a las nuevas necesidades y modas.

A mediados del siglo xx gran parte de su producción se exportaba por todo el mundo, pero la pieza artesana, la gran valorada, tenía un gran mercado español. Desde el acero empleado, las empuñaduras de asta de ciervo y toro, de madera, de hueso o de marfil, hasta el filo o el abrillantado de cada una de las piezas, tienen algo especial que las diferencia de las navajas fabricadas en otras partes, tanto dentro como fuera del país.

Dentro de la tipología de la navaja de Albacete, ésta fue creándose poco a poco a base de la evolución de los propios modelos. La navaja de Albacete cuenta con doce modelos, aunque podría añadirse otro más, el de ventana. Los modelos se fueron creando de la siguiente forma: fieles, anilla, ventana, pastora, albaceteña, tranchete, lengua de vaca o capaora, punta espada, punta cortada, estilete, machete, sevillana y jerezana o bandolera.

  • Navaja de fieles. Es el primer modelo de navaja que se creó. Es una navaja sencilla y consta de un mango y una hoja, carece de mecanismo de bloqueo o sujeción de la hoja, solo se sujeta la hoja al mango por un pasador llamado en el argot cuchillero «el fiel», de ahí su nombre.
  • Navaja de ventana. Es el paso más importante en la evolución de la tipología en la navaja de Albacete. Nace el muelle, resorte de acero para bloquear la hoja y con ello tener la seguridad de que no se cerrará la navaja. En una punta del muelle lleva un rectángulo con una ventana donde se aloja la entrada de la hoja, para poder desbloquear la navaja se coge con los dedos y ayudándose de las uñas se levantaba el muelle para poder liberar la hoja. Por este sistema se le llamará navaja de ventana.
  • Navaja de anilla. Es el siguiente paso en la evolución de la tipología de la navaja clásica de Albacete. Para poder desbloquear la navaja lleva una anilla en el extremo del muelle, donde se aloja la anilla para estira de ella y de esa forma poder liberar la hoja y poder cerrar la navaja, con esta anilla es más fácil cerrarla.
  • Navaja pastora. Otro paso más en la tipología de la navaja clásica de Albacete. Se crea la palanquilla, trocito de acero alojado en un extremo del muelle, más cómodo que el cierre de anilla, sistema que aún perdura. La hoja es un poco más ancha que las demás para ayudar al pastor a comer en el campo.
  • Navaja clásica albaceteña. Con este modelo se afianzan las raíces de la navaja de Albacete. Su hoja es más estilizada que la pastora, en su mango aparecen unos adornos, se les llamaran virolas, en el extremo superior será llamada virola y en el inferior rebajo, estos pueden ser de distintos metales como acero inoxidable, latón, alpaca, plata, oro, etc. En sus inicios, las virolas eran totalmente lisas sin adornos. En su lado izquierdo lleva, como en las navajas anteriores, el muelle con la palanquilla, ésta ya no desaparece en la tipología. El muelle podría ser de teja, por su forma, o de tetilla por su forma redondeada. Los materiales del mango podrán ser de varios materiales, como distintas maderas o cuernos. Después, por otras necesidades, como es el coleccionismo, se crea la navaja clásica de Albacete de lujo. Se empiezan a utilizar adornos en las virolas y en el mango y, por ese mismo objetivo, el coleccionismo sufrirá varios cambios en sus formas creándose otros modelos.
  • Navaja punta de espada. Tiene una hoja más recta, se asemeja a una pequeña espada. Esta hoja no tiene la curva como la navaja clásica, en este caso comienza al 75 % de su longitud hacia la punta, el mango será un poco más estilizado para poder adaptarse a la forma de esta nueva hoja.
  • Navaja machete. La hoja es igual que la navaja de punta espada, sin la pequeña curva que tiene esta última al final. La diferencia estriba en que el mango, la virola y el rebajo serán totalmente iguales teniendo el mango una simetría igual en su parte superior que en la inferior, los materiales siempre serán diversos como en todos los modelos.
  • Navaja punta cortada. Este modelo nace a raíz de una prohibición, una ley creada por Práxedes Mateo Sagasta, que fue presidente del Consejo de Ministros en el periodo comprendido entre 1870 y 1902, prohíbe que las navajas y cuchillos terminen en punta, por ello los cuchilleros cortan la punta de la hoja para poder seguir fabricando navajas. Sin darnos cuenta, nace una nueva herramienta, la navaja de injertar, utilizada por los campesinos para poder injertar los árboles, etc. Ellos siempre llevaban un cuchillo con la incomodidad de no poder cerrar la hoja, de esta forma llevarían en el bolsillo una herramienta para poder trabajar cómodamente en el campo.
  • Navaja tranchete. Este modelo se crea como herramienta para la recolecta de la uva, los agricultores usan tijeras, pequeñas hoces… Se crea así la navaja tranchete que sería mucho más cómoda a la hora de portarla, la hoja tiene forma de una pequeña hoz, por ello sustituye a la hoz, el mango tendrá en su parte inferior una forma convexa para poder albergar la forma que tiene la hoja.
  • Navaja capaora o lengua de vaca. Se trata de otra herramienta útil. Este modelo de navaja es de hoja ancha y corta, por su forma es usada para castrar animales.
  • Navaja estilete. Con esta navaja se puede decir que volvemos al coleccionismo, pero también tendrá un uso específico, pues por su forma es muy parecida a la punta de espada, pero mucho más fina. Al ser una navaja estilizada, se puede introducir su punta fina por un lado de un sobre y poder ayudarnos a abrirlo. Será una compañera en cualquier mesa de oficina.
  • Navaja sevillana. Es una navaja muy similar a la albaceteña pero más estilizada.
  • Navaja jerezana. Aunque también es llamada bandolera, parecida al modelo albaceteña, con hoja más curva y puntiaguda. Idónea para pinchar, de hecho era una navaja que llevarían los bandoleros para su defensa. Con este modelo podemos hablar de la carraca, que a la hora de abrir la navaja producía un ruido con la misión de intimidar al contrario, ruido producido por el paso de piñones por el muelle, igual que el producido por una carraca.

Navajas suizas

La navaja suiza (en alemán, Schweizer Offiziersmesser, en francés, Couteau suisse, en italiano, Coltellino svizzero) es una herramienta manual de diversas funciones. Una navaja suiza incluye un cuchillo y varias herramientas más, como destornilladores, tijera, lima y abrebotellas. Estos accesorios se guardan dentro del mango de la navaja mediante un mecanismo que gira alrededor de un pivote.

Existen varios diseños y tipos de navaja suiza, con diferentes combinaciones de herramientas para tareas específicas. El término navaja suiza se utiliza habitualmente como sinónimo de navaja de bolsillo y algunas veces se emplea para describir un instrumento.

En 1891, Karl Elsener, por aquel entonces propietario de una compañía que fabricaba equipamiento quirúrgico, descubrió (para su consternación) que las navajas de bolsillo del Ejército suizo estaban fabricadas en Alemania. Vejado, fundó la Asociación Suiza de Cuchilleros. Su propósito era simple: cuchillos suizos para el ejército suizo.

Elsener comenzó a trabajar en lo que era el antecesor de la navaja suiza moderna, llamado «cuchillo del soldado». El original tenía un mango de madera (en comparación con el plástico y el metal que podemos ver hoy día) que incorporaba una cuchilla, un destornillador para el fusil (el arma no disponía de un destornillador para montarla y desmontarla, una tarea básica que tienen que hacer todos los soldados), un abrelatas para los víveres y un sacabocados para las sillas y arneses de cuero. Este cuchillo, ya impresionante, fue vendido al Ejército suizo, pero Elsener no estaba satisfecho con su creación. En 1896, después de cinco años de duro trabajo, decidió poner las cuchillas en ambos lados del mango mediante un resorte especial que permitía usar el mismo resorte para todas las herramientas, una innovación increíble en aquel entonces. Esto posibilitó que Elsener pusiera dos características más a la navaja: agregó una segunda cuchilla y un sacacorchos.

Los dos fabricantes de navajas suizas, Victorinox y Wenger, cada año venden conjuntamente unas 50 000 navajas al Ejército suizo. El resto de la producción se dedica a las exportaciones, sobre todo a Estados Unidos. Las navajas de Victorinox y Wenger se pueden distinguir inmediatamente por sus logotipos: la cruz de Victorinox está rodeada por un escudo con simetría bilateral, mientras que la cruz de Wenger está rodeada por un cuadrado levemente redondeado con simetría cuadrilateral.


Historia de las navajas

La historia del origen de este tipo de cuchillo se remonta a los tiempos antiguos, hasta la época del Imperio Romano, cuando la gente veía al hombre desde el punto de vista de su biología y fisiología y decía que el hombre, por naturaleza, no destinado a estar en la guerra. Su apariencia y sus características para la guerra no son intencionales, ya que el hombre no tiene nada que atacar sobre la base de su biología: no tiene garras, no tiene dientes como un tigre (por ejemplo), no sabe cómo gruñir; las piernas son necesarias para caminar, no para hacer las patadas.

En vista de esto hay una versión del hecho de que si la construcción humana no fue creada para la guerra en general, entonces el hombre comenzó a buscar la manera de convertirse para hacer algo, prestando atención al mundo que los rodea y aquellos animales que simplemente existen algo de comunicación con sus características físicas (por ejemplo, depredadores). La forma en que se ve la navaja (uno de los ejemplos de armas blancas) fue originalmente un prototipo, la realización de un modelo animal. Después de examinar la navaja, uno puede ver claramente que su mango era originalmente un cuerno del animal y la hoja es una garra del animal, la combinación de estos dos componentes dio un cuchillo único y universal: la navaja.

Mientras que los cuchillos plegables existieron en España en la época prerromana,4​ se puede decir que las navajas españolas más antiguas encontradas datan de finales del siglo XVII, el aumento en la popularidad de la navaja se produjo durante la introducción de restricciones mayores para el uso de espadas debajo de la ropa y otras armas por personas que no pertenecían a la nobleza española. Como una «la navaja de afeitar peligrosa», las primeras navajas las usaran los campesinos como cuchillos ordinarios sin la necesidad de esconderlos debajo de sus ropas, en ese momento las navajas se usaban principalmente como cuchillos para el trabajo y podían llevarse fácilmente en el cinturón, ya sea abiertamente o escondidos, una de las primeras versiones más comunes de este tipo de cuchillo fue la navaja cortaplumas utilizada por los empleados, dibujantes y notarios en el trabajo.


 

Deja un comentario